Edificar a los Santos para la buena obra del ministerio, para que lleguen a la unidad de la fe y el conocimiento pleno del hijo de Dios, por medio de la sana doctrina, presentando a una novia virgen, sin manchas y sin arrugas.